Syngenta Impulsa semillas de tomate en San Luis Potosí

Noticias
25.07.2016

 


Ciudad de México a 25 de julio de 2016.- En el marco del Congreso Internacional del Tomate, realizado en San Luis Potosí, Syngenta destacó la importancia de generar productos de calidad y reafirmó su compromiso con la productividad de cultivos, la protección al ambiente y la mejora en la calidad de vida de los productores mexicanos.

De acuerdo a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), México produce entre 2.5 y 3.5 millones de toneladas de tomate anualmente, ocupando el segundo puesto en las exportaciones de tomate (18%), por debajo de Holanda (22%), exportándose la mayoría de la producción a Estados Unidos, Canadá y algunos países europeos.

“En Syngenta buscamos contribuir al incremento de divisas por exportaciones y tener una mayor cantidad de alimentos saludables y que brinden una mejor experiencia a los consumidores finales”, aseguró José Luis Gonzáles, Gerente de cultivos protegidos para Syngenta

“Por ello, enfocamos nuestros esfuerzos en la satisfacción de las necesidades de la cadena de valor por medio de soluciones tecnológicas, semillas mejoradas, productos para la protección de cultivos, asesoría y servicios, que permiten a los productores de tomate tener cosechas rentables, competitivas, de calidad, sanas, inocuas y de acuerdo con los requerimientos y necesidades de los consumidores”, agregó.

Dentro de los productos innovadores que ofrece Syngenta a través de semillas híbridas, se encuentran tres nuevas variedades de tomates tipo bola: Dionisio, Arameo y Evimeria; un nuevo tomate tipo Saladette Altius y precomercial; Nébula, una nueva especialidad de tomate con sabor dulce; y una nueva marca de fungicida: Inspire Gold.

José Luis Gonzáles comentó que “con estas nuevas variedades de tomates garantizamos su adaptación al ambiente donde se desarrolla, resistencias genéticas a los principales problemas fitosanitarios de la zona, producción igual o mayor que los estándares del mercado; calidad superior en cuanto a tamaño, sabor, vida de anaquel, aspecto y uniformidad; y tomates especiales para segmentos de consumo medio”.

Es importante mencionar que el uso de tecnologías en conjunto brinda certidumbre en la producción agrícola, y aunque la productividad es el resultado de la interacción de muchos factores, las aportaciones de Syngenta pueden ser responsables del 60% de la productividad, mientras que el otro 40% obedece a manejo de nutrición y agronómico del cultivo.

Durante el Congreso, se realizó una visita de campo al rancho “El Sureño”, en donde, además de observar los productos innovadores en distintas variedades de tomate y pimiento y el manejo tecnológico de los mismos, se destacaron rendimientos más altos, paquetes de resistencia más robustos, alta productividad, muy buena calidad y ciclos de uso más largos, en comparación con tomates sin acompañamiento tecnológico.

A su vez, Carlos Quintanilla, dueño de “El Sureño”, mencionó que gracias al uso de tecnología se puede obtener un mejor rendimiento por hectárea y la calidad que se obtiene, ubica a México a la par de productores de Estados Unidos y Canadá.

“Es importante contar con el apoyo de instituciones como SAGARPA y Syngenta en cuanto a investigación y uso de tecnología, ya que con ello se logra obtener nuevas variedades en cuanto a colores, sabores y tamaños, lo que nos permite estar a la vanguardia y satisfacer las necesidades de nuestros consumidores”, añadió.

Finalmente, Patricia Toledo, Director de Asuntos Corporativos en México, puntualizó que todos estos esfuerzos se suman al Plan para una Alimentación Sostenible, “The Good Growth Plan”, a través del cual Syngenta estableció seis compromisos públicos, entre los que destacó, el incremento de productividad de agricultores que utilizaron el portafolio completo de Syngenta en el cultivo de tomate, alcanzando un 98% de incremento en la productividad comparativamente con un agricultor que no usó las tecnologías Syngenta.

A través de este plan Syngenta México ha llegado a más de 240 mil productores nacionales con asistencia técnica y tecnología y se capacitaron a cerca de 4 mil pequeños agricultores en el uso y manejo seguro de los productos en conjunto con alianzas estratégicas establecidas para estos fines.